La Unión Europea pretende mejorar la calidad de sus edificios

Desde la Comisión Europea llegan nuevas propuestas con el objetivo de reducir el impacto medioambiental en la construcción y reforma de edificios. Para conseguirlo apuestan por aumentar la eficiencia de los recursos disponibles, es decir, apuestan por materiales más respetuosos con el medio ambiente y por fuentes de energía renovables. Además, desde Europa se considera que es necesario mejorar y aumentar la información sobre los beneficios de viviendas más eficientes en lo que a energía se refiere. Aquellos inmuebles que cuentan con un nulo o ineficiente sistema de aislamiento térmico, contribuyen a un mayor gasto energético, ya que tendrán pérdidas caloríficas que supondrán la necesidad de realizar un mayor uso de los sistemas de climatización, calefacción y aire refrigerado. Esto supone un elevado coste para el bolsillo y causa un importante impacto medioambiental.

fachada ventilada

Una alternativa adecuada para hacer los edificios más eficientes energéticamente es instalar algún sistema de aislamiento térmico como la fachada ventilada o el Sistema de Aislamiento Térmico por el Exterior (SATE). Estas medidas contribuyen a minimizar las pérdidas caloríficas, manteniendo las temperaturas del interior de la vivienda estables durante más tiempo, lo que supone un importante ahorro energético. En este sentido, las medidas propuestas desde la Unión Europea se marcan tres objetivos: Reducir el impacto medioambiental, siendo más respetuosos con nuestro medio natural; conseguir construcciones más sostenibles que sean más económicas de mantener para sus ocupantes y  mejorar las condiciones de salubridad y bienestar en el interior de los inmuebles.

La Comisión Europea ha creado un marco, en coordinación con autoridades de diferentes países, con una serie de indicaciones que servirán para evaluar la eficiencia energética de las edificaciones. El objetivo final es dotar, tanto al sector de la construcción como a las autoridades competentes, de una herramienta adecuada de medición de eficiencia para ver qué grado de sostenibilidad alcanzan los edificios europeos. Además, se marcan una serie de disposiciones para reducir el impacto medioambiental de la construcción o reforma de edificios que marcan la necesidad de reciclar los materiales de la construcción y, también, marcan una serie de pautas para la demolición de edificios. El reciclado de materiales junto con nuevas políticas sobre la gestión de residuos parece ser el camino a seguir a medio plazo en el sector de la construcción.

Se estima que estas medidas entrarán en vigor en los próximos dos años. En cualquier caso, desde Europa se marcan las líneas de futuro para el sector de la construcción y la reforma de edificios. Los inmuebles europeos deberán ser más sostenibles, mejorando su eficiencia energética. En este sentido, desde Olabarria queremos destacar que las técnicas de aislamiento térmico, como la fachada ventilada o Sistema de Aislamiento Térmico por el Exterior (SATE), pueden suponer un ahorro energético de hasta el 50% en el inmueble.

Comments are closed.