Sistemas de impermeabilización de fachadas

Emplear sistemas de impermeabilización adecuados es fundamental para evitar los problemas de humedades provocados por las filtraciones de agua de lluvia, que pueden ocasionar graves desperfectos en la estructura del inmueble. En Olabarria somos especialistas en acometer este tipo de trabajos, puesto que llevamos más de 40 años centrados en esta actividad y en otras labores relacionadas con la rehabilitación de edificios. Vamos a dedicar el post de hoy a los métodos que existen para lograr impermeabilizar una fachada.

En primer lugar, podemos destacar la técnica basada en la aplicación de productos hidrofugantes. Estas impregnaciones se utilizan, sobre todo, para tratar soportes minerales, como las fachadas. Con estas sustancias, es posible prevenir los daños derivados del exceso de humedad. Además, los hidrofugantes presentan un alto nivel de permeabilidad al vapor de agua y una elevada resistencia a la radiación solar. Cuentan con una buena capacidad de penetración y no causan desperfecto alguno en las superficies en las que se aplican.

impermeabilizacion de fachadas

No es lo mismo un hidrofugante que un impermeabilizante. El primero no crea una película sobre el área en la que se extiende, sino que penetra en los poros y evita la degradación del elemento sobre el que se aplica. De este modo, actúa como barrera frente al agua. Por su parte, los impermeabilizantes forman una capa, de mayor o menor grosor, con lo que también impiden el paso de la lluvia, que nunca llega a tocar la superficie tratada. Las aplicaciones de ambos productos son diferentes.

Los impermeabilizantes se emplean para impedir que el agua se filtre, mientras que los hidrofugantes se usan con el objetivo de que la superficie no se moje y, por tanto, no se deteriore. Los morteros (monocapa, de resinas, etcétera) son otros sistemas eficaces para una correcta impermeabilización de envolventes. Asimismo,  nuestra empresa también realiza tratamientos para el ladrillo caravista y antihongos, con los que se logran unos resultados muy satisfactorios.

Por otro lado, debemos recordar que con los sistemas de aislamiento (térmico y fachada ventilada) también se consigue impermeabilizar una fachada, por lo que se obtiene un doble beneficio. En futuros artículos de este blog ofreceremos información más detallada acerca de estas dos técnicas.

Comments are closed.