Las rehabilitaciones exteriores como solución a las humedades

Uno de los problemas más temidos y a la vez más habituales en relación con la preservación de un inmueble es el de las humedades. Los quebraderos de cabeza que produce este fenómeno, dados sus riesgos para la salud y los daños que produce en las viviendas, hacen que sea muy recomendable buscar formas de solucionarlo con eficacia e incluso de prevenir a tiempo su aparición. Aunque son varias las causas que pueden originar las humedades en un inmueble, los trabajos de rehabilitación exterior como la impermeabilización de fachadas, el aislamiento térmico o la reparación de cubiertas son clave para evitarlas.

Cuando hablamos de humedades, debemos distinguir los tres orígenes principales que las producen: las filtraciones, la capilaridad y la condensación. En todos los casos, mantener cuidada la parte externa del edificio es una parte fundamental de las precauciones a tomar para evitar la aparición de las humedades.

Son diversos los tratamientos que se pueden aplicar para protegerse frente a los efectos del desgaste producido por las inclemencias climáticas, tanto en fachadas –mediante morteros y pinturas impermeables e hidrofugantes– como en cubiertas y tejados, donde existen distintas láminas que ofrecen una buena durabilidad. Se trata de evitar que el agua penetre por huecos producidos a lo largo del tiempo o que sea absorbida paulatinamente a través de materiales porosos. No menos importante es la aplicación de métodos antihongos que actúen decisivamente sobre los problemáticos microorganismos.

Cabe tener en cuenta que estos problemas se extienden a otros puntos problemáticos dentro de una edificación, como los sótanos o los fosos de ascensor, para los cuales existen tratamientos específicos.

Las humedades también pueden venir provocadas por la condensación en el interior de las viviendas, un problema habitualmente relacionado con un deficiente aislamiento que causa puentes térmicos, con grandes diferencias de temperatura entre el interior y el exterior. Introducir un método de aislamiento térmico como la fachada ventilada o los paneles SATE permitirá controlar en buena medida este fenómeno a la vez que reducir las facturas de climatización.

Nuestro equipo está a tu disposición para estudiar el estado de tu edificio y determinar los métodos de impermeabilización de fachadas y aislamiento térmico que puedan resultar más aconsejables para tu caso específico. Olabarria te aporta en esta área el valor de décadas de actividad especializada.

Comments are closed.