Principales motivos para rehabilitar una fachada

 Las fachadas de los edificios cumplen una función vital, podemos compararla con la piel de las personas. Es la capa protectora que salvaguarda todo aquello que podemos encontrar en el interior. Con el paso de los años y los agentes externos, como la contaminación o la climatología adversa, nos salen arrugas y las fachadas sufren desgaste y deterioro. Por todo ello, debemos cuidar estos paramentos verticales, para ralentizar su envejecimiento. La impermeabilización de fachadas es uno de esos cuidados esenciales, sobre todo cuando las fachadas no cuentan con estos sistemas o los que tiene están obsoletos.

Estos cuidados y técnicas no se aplican sólo para que tengan una estética cuidada, que también, sino que se convierten en tratamientos preventivos para evitar que surjan daños y problemas en el futuro.

 

¿Cuándo es necesario rehabilitar una fachada?

Aparecen manchas de moho o verdín

Este tipo de manchas se convierten en un problema estético, pero la gravedad de la situación va mucho más allá. El moho o los hongos que las provocan pueden causar daños mayores o problemas de humedad. Ni que decir tiene que estas cuestiones pueden agravar enfermedades y patologías respiratorias, principalmente en niños y ancianos. Son un problema frecuente que debe evitarse, en las cubiertas pueden llegar a nacer hierbas y plantas que localizan el agua y la humedad en los paramentos.

Se producen filtraciones de agua

Es un problema más frecuente de lo parece. Habitualmente, se utilizan materiales porosos para este tipo de superficies, pequeñas fisuras por las que el agua penetra al interior y genera problemas de humedad. Si no actuamos a tiempo, es posible que el agua llegue a causar daños estructurales en el edificio, llegando a poner en riesgo la integridad de la finca.

Encontramos daños en la fachada

Lo mismo ocurre con las grietas y fisuras que pueden aparecer en estos paramentos. Los daños de este tipo se deben arreglar lo antes posible. Aunque puede parecer que el problema o el deterioro es mínimo, lo mejor que podemos hacer es consultar con un profesional para que realice un diagnostico concreto de la situación.

Hay daños estructurales

Estos son muy peligrosos, ya que pueden acabar en el derrumbe del inmueble o la caída de cascotes. El abandono o las filtraciones de agua son los dos motivos por los que podemos llegar a esta situación. Sin embargo, requiere de una rehabilitación inmediata.

En Olabarria sabemos que la impermeabilización y aislamiento térmico de fachadas son cuestiones clave para mejorar la habitabilidad de los inmuebles. Eliminar los daños, mejorar la estética y reducir el gasto energético son algunos de los beneficios de optar por la rehabilitación de los paramentos verticales.

Comments are closed.