La fachada ventilada para mejorar el aislamiento de un edificio

Si eres asiduo de nuestro blog, estarás al tanto que desde Olabarria somos grandes defensores de la fachada ventilada, un sistema de cerramiento ligero que se ha convertido en uno de los elementos constructivos más demandados en la actualidad.

Como ya sabrás por anteriores artículos, los principales elementos que componen esta clase de fachada son:

-       Revestimiento exterior ligero: Fabricado en piedra, madera, cerámica o incluso con acabados metálicos, como pueden ser el aluminio o acero inoxidable

-       Estructura que soporta el revestimiento: Se sujetan mediante perfiles metálicos y suele estar fabricada en aluminio o acero inoxidable. Irá fijado al cerramiento antiguo y su misión será la de soportar el revestimiento exterior ligero

-       Cámara de aire ventilada: En esta zona circulará aire de manera libre, evacuándose por las ranuras del revestimiento exterior

-       Manta de aislante térmico: Adherida a la pared original del edificio. Puede estar fabricada en lana de vidrio o también de roca

 

Ventajas de la fachada ventilada para el aislamiento del edificio

Los beneficios de apostar por la fachada ventilada son múltiples. Podríamos citar que el inmueble en cuestión contará con una cámara de aire que se encargará de que la lluvia o el agua jamás alcance la “piel” del edificio y, por tanto, se evite la aparición de moho y humedades.

O quizá también que gracias al hecho de contar con una hoja exterior y un cerramiento interior, se atenuará muchísimo el ruido que penetra a las viviendas desde la calle, lo que implica una notable mejoría del aislamiento acústico.

Pero, sin duda, la mayor ventaja que ofrece este sistema constructivo es la del aislamiento térmico. Como grandes expertos en tareas de rehabilitación de fachadas, podemos contarte que la mejoría es tan palpable, que recomendamos a todos nuestros clientes su implantación. Existirá un antes y un después de su colocación en cualquier inmueble.

Así, por ejemplo, al estar desligada la hoja exterior del interior del revestimiento, la fachada ventilada posibilitará que durante el invierno no se produzca ningún tipo de escape del calor de los hogares. No hay que señalar que esto implicará una reducción en el gasto de la calefacción.

En el caso contrario, durante las épocas calurosas del año, este hueco permite una mejor ventilación y renovación continua del aire, expulsando el aire caliente por su parte superior y siendo sustituido por otro más fresco. El resultado serán hogares con un ambiente mucho más agradable.

Si tienes alguna duda sobre todas las bondades de este sistema, en Olabarria estaremos encantados de ayudarte de la forma más profesional, ofreciéndote un servicio completo y la atención más personalizada.

Comments are closed.