¿Qué es la envolvente térmica del edificio?

Dentro de la terminología propia del ámbito de las reformas y rehabilitaciones exteriores, uno de los conceptos a los que se alude con frecuencia es el de la envolvente térmica del edificio. Se trata de una de las claves a manejar para explicar los sistemas de aislamiento térmico de fachadas, y por eso merece la pena detenerse a detallar en qué consiste exactamente, así como algunos de sus aspectos más relevantes.

Aunque existen diferentes formas de definir la envolvente térmica e incluso discrepancias en ciertos matices, de forma general podemos decir que se trata de aquella parte del edificio que envuelve a las zonas habitables, la capa que separa el interior del exterior y se encuentra en contacto con éste.

De esta manera, sus características son determinantes en el efecto que las temperaturas externas pueden tener sobre las viviendas, y por lo tanto, en el confort térmico de sus ocupantes. Este papel se ve expresado a nivel técnico en una medida que conocemos como transmitancia térmica: la cantidad de calor que fluye a través de los materiales por unidad de tiempo y superficie.

 

Elementos de la envolvente térmica

¿Qué elementos forman parte entonces de la envolvente térmica? Los muros exteriores, la cubierta y también los huecos que albergan ventanas y marcos. Uno de los aspectos fundamentales a tener en cuenta es que en los distintos cerramientos de un edificio se congregan capas de diferentes materiales.

Aquí es donde entra en juego otro concepto tan relevante como es el puente térmico. Hablamos de los puntos de la envolvente en los que se unen esas capas de distinta composición y por lo tanto distinta conductividad térmica. Las consecuencias son condensaciones y pérdidas de temperatura. Cuando en un edificio existen puentes térmicos importantes, anular sus efectos es uno de los pasos más importantes de cara a mejorar el confort térmico y la eficiencia energética de las viviendas.

Como sabes, las soluciones de aislamiento térmico de fachadas con las que trabajamos consisten en la introducción de sistemas externos que contribuyen a reforzar la envolvente térmica con efectos muy notables. Mediante paneles SATE o fachadas ventiladas, en Olabarria conseguimos eliminar los puentes térmicos y sus problemas de una manera eficaz.

Comments are closed.