Los edificios del futuro

Entre el 28 y el 30 de octubre tendrá lugar el Congreso Mundial de Edificación Sostenible World SB14 Barcelona, donde se debatirá sobre las posibles soluciones y medidas para reducir las emisiones de gases de las edificaciones. Según un informe sobre el impacto medioambiental de los edificios, realizado por el Área Visión Global del World SB 2014 Barcelona, seguir trabajando para mejorar la eficiencia energética de los edificios podría contribuir a reducir hasta en un 24% la demanda energética de las viviendas. Además, en el caso de los inmuebles destinados a servicios, dicha demanda energética se reduciría en un 27%. Finalmente, como consecuencia de este ahorro energético las emisiones de los edificios descenderían un 23%. El aislamiento térmico en fachadas se constituye como una alternativa para conseguir edificios más sostenibles y mucho más eficientes, energéticamente hablando.

aislamiento térmico en fachadas

Además de la preocupación latente por conservar el medio ambiente, el aumento de la población puede contribuir a que mejorar la eficiencia energética sea una necesidad. Se estima que en el año 2050 la población mundial rondará los 9000 millones de habitantes. Dicha cifra supondría un aumento del consumo energético en un 50%, incrementándose así las emisiones de gases de efecto invernadero hasta en un 40%. Según este estudio, sólo el sector de la construcción contribuiría al cambio climático con un aumento de la temperatura global de 2ºC.

Desde Olabarria queremos destacar las declaraciones del coordinador de este informe y Presidente del World SB14 Barcelona, Albert Cuchí, quien afirma que las propuestas de acción para reducir las emisiones de los edificios pasan por la búsqueda de la eficiencia energética y nuevas alternativas de fuentes de energía.

En definitiva los edificios del futuro continuarán mejorando, basándose en la búsqueda de la eficiencia energética. El objetivo final es alcanzar un ahorro energético capaz de reducir las emisiones de gases a la atmósfera desde los edificios, así como conseguir viviendas más confortables para sus habitantes. El ahorro energético no sólo permite ser más respetuoso con nuestro medio ambiente, sino que supone un importante descenso en las facturas energéticas. Las técnicas de aislamiento térmico en fachadas contribuyen, notablemente, a reducir el consumo energético de los inmuebles. Eliminan las fugas caloríficas, contribuyendo a un descenso del uso de los sistemas de calefacción y aire refrigerado.

Comments are closed.