Cuándo aislar térmicamente

sistema de aislamiento térmico fachadasCuando se acomete la rehabilitación de un edificio suele hacerse por algún problema puntual o ante el deterioro de algún elemento relevante del inmueble. En cualquier caso, desde las Administraciones Públicas se está haciendo hincapié en la importancia de otro tipo de actuación: la colocación de un aislamiento térmico. De hecho, la normativa vigente establece desde el año 2006 que será obligatorio apostar por algún sistema de aislamiento térmico para rehabilitar edificios, con cierto criterio energético, siempre y cuando se realice una reforma o rehabilitación que afecte a más del 25% del total de los cerramientos de aquellos edificios que superen los 1000 metros cuadrados. Independientemente de la ley, es recomendable para los edificios de más de 20 años de antigüedad o con sistemas de aislamiento térmico ineficientes o nulos, realizar una rehabilitación térmica que podría suponer un ahorro energético de hasta el 50%. En cuanto a la rehabilitación térmica se puede llevar a cabo en diversas partes del edificio: aislamiento térmico de fachadas, de cubiertas, de tejados o terrazas.

En nuestro país un elevado porcentaje de edificios están construidos sin responder a un criterio de protección térmica adecuado o lo que es lo mismo, sin un sistema de aislamiento térmico eficiente. Estos edificios son auténticos depredadores de energía, precisamente, la importancia de la rehabilitación térmica reside en el notable ahorro energético que se consigue. Hasta hace pocos años, el consumo de energía en los edificios se incrementaba alarmantemente, lo cual se traduce en el interés actual de las agendas políticas por conseguir edificios sostenibles, más eficientes energéticamente hablando. Un consumo de energía que nos permita ser más respetuosos con el medio ambiente, reduciendo la emisión de gases de efecto invernadero.

Dotar a los edificios de un aislamiento térmico tiene una gran importancia, ya que los sistemas de aislamiento térmico en fachadas o en paramentos horizontales contribuyen a mejorar el bienestar interior del inmueble, eliminar problemas de humedad por condensación o reducir, notablemente, el consumo energético. En cualquier caso, como establece la ley, es adecuado dotar de un aislamiento térmico en los casos en los que se va a reformar un determinado edificio. Los mayores costes por estas acciones se desprenden de la mano de obra o el montaje de infraestructuras como los andamios, por ello una buena opción es aprovechar una reforma concreta para colocar un sistema de aislamiento por el exterior en el edificio.

Desde Olabarria queremos resaltar que el aislamiento térmico es una inversión. El gasto que supone podrá recuperarse en un plazo de entre 8 y 10 años, como consecuencia del importante ahorro energético que se consigue en el edificio.

 

Comments are closed.