Construcción: el futuro está en la rehabilitación

Nuestra actividad en el campo de la rehabilitación de fachadas nos ha permitido vivir en primera persona los grandes cambios que ha experimentado esta parcela de la construcción en los últimos tiempos. Si bien es cierto que, durante muchos años, la rehabilitación en España nunca llegó a alcanzar las cuotas de desarrollo que alcanzaba en otros países europeos como Francia, Alemania o Italia, la actualidad se muestra bien distinta. De hecho, según datos del Ministerio de Fomento, los trabajos de rehabilitación generarán en nuestro país más de 50.000 empleos directos y unos 200.000 indirectos en los próximos tres años.

Efectivamente, a España le ha pasado factura su obsesión por construir obra nueva en vez de rehabilitar muchos edificios y viviendas de cierta antigüedad. Hasta el año 2008, la rehabilitación en nuestro país no suponía más del 20% de la actividad que se desarrollaba en el sector de la construcción frente al 70% que tradicionalmente alcanzaba en países como Italia. Que explotara la famosa burbuja inmobiliaria era cuestión de tiempo.

Y si para algo ha servido esa explosión, ha sido para que la rehabilitación adquiriera la importancia que siempre le fue negada en nuestro país. El amplio parque de inmuebles antiguos con los que cuenta nuestro territorio unido al desplome de la edificación nueva, ha hecho que hoy en día, cada vez se rehabiliten más inmuebles, algo que, como empresa pionera en Vizcaya, hemos experimentado en Olabarría. El aumento de trabajos de rehabilitación como los arreglos de fachadas y tejados para mejorar la conservación de los edificios antiguos, son un claro ejemplo de cómo el futuro de la construcción de nuestro país, pasa por dar más peso a la rehabilitación, que asumirá el papel que le corresponde siendo capaz de dar respuestas más eficaces a los retos ambientales y económicos que se plantean en nuestra sociedad.

A la crisis inmobiliaria iniciada hace unos años debemos unir otros dos factores que han sido determinantes en el despegue de los trabajos de rehabilitación. Uno de ellos son los planes de impulso que han lanzado las diferentes administraciones públicas para incentivar la rehabilitación de inmuebles antiguos. En la actualidad existe un plan de rehabilitación para los próximos años (hasta el 2018) del Estado y las CCAA con un presupuesto de 2.400 millones de euros que serán destinados a aquellas obras de rehabilitación.

Además, como ahorrar en el consumo energético se ha convertido en una exigencia establecida por ley, muchos edificios antiguos han tenido que someterse a tratamientos de aislamiento térmico de fachadas y cubiertas como la instalación de un sistema SATE o una fachada ventilada por poner un ejemplo de algunos tratamientos que están orientados a conseguir un mejor aprovechamiento de la energía, evitando pérdidas de climatización, mejorando el aislamiento de los edificios y adaptándolos a las nuevas exigencias de eficiencia energética.

En definitiva, si queremos un mundo más sostenible y poner fin a las 950 viviendas que hay en stock por cada 100.000 habitantes, la rehabilitación es el modelo a seguir. Es el momento perfecto para impulsar esta actividad y conseguir que vaya ganando más peso. Y para ello, la labor de empresas como la nuestra es fundamental. En Olabarría realizamos trabajos de rehabilitación integral de edificios y viviendas, contando con más de 45 años de trayectoria en el sector, un gran equipo de técnicos cualificados y ofreciendo una garantía de hasta 10 años.

 

Comments are closed.