Cómo solucionar problemas de humedades

impermeabilizacion de terrazas

Uno de los problemas más graves que pueden sufrir los edificios son los derivados de las humedades, para atajar dichos problemas lo primero que se necesita es un correcto diagnóstico, es decir saber qué tipo de humedades padece el edificio, sí son debidas a filtraciones de agua de lluvia o sí son debidas a un proceso de condensación. En cualquiera de los dos casos los daños que se ocasionan pueden ser importantes. En  el primero de los casos, la causa de las mismas sería una deficiente o incorrecta impermeabilización y, en el segundo, una falta o un pobre aislamiento térmico. Como empresa dedicada a resolver los problemas de humedades desde hace más de 40 años, contamos con los medios técnicos y humanos necesarios, para hacer un diagnóstico acertado, para de esta forma aplicar la solución más adecuada para cada problema.

Es fundamental conocer el origen y causa de los problemas de humedad, para así poder aplicar las técnicas más eficaces para solucionarlos. Comenzaremos hablando de las humedades generadas por filtraciones de agua de lluvia. Se producen cuando penetra agua procedente del exterior, en las dependencias interiores a través de los tejados, terrazas o fachadas, o por un incorrecto sellado de los cerramientos, provocando daños estéticos, además de ir minando los elementos estructurales del edificio. Los problemas de humedades por filtración generalmente son más fáciles y menos costosos de resolver que las que se producen como consecuencia de un proceso de condensación.

Para resolver los problemas de humedades por filtraciones de agua, existen diferentes sistemas de impermeabilización, en función de la parte del edificio por la que se produzcan las filtraciones. Emplearemos diferentes materiales en cada caso, no es lo mismo impermeabilizar una terraza transitable que una intransitable, ni un tejado que una fachada. Hablaremos de este tema próximamente en este blog, con mayor profundidad.

impemeabilizacion de terrazas

Los problemas de humedades generados por un proceso de condensación, son más difíciles de diagnosticar, a la vez que más costosos de solucionar en cuanto al tema económico se refiere, a pesar de que los daños causados por condensaciones son inferiores, en general, a los causados por filtraciones. Si bien es cierto que con los primeros se forman colonias de hongos perjudiciales para la salud.

Para solucionar las humedades que se producen como consecuencia de condensaciones, es necesario aislar térmicamente las fachadas del edificio. El aislamiento térmico de fachadas, aunque a primera vista supone un gasto importante, si lo analizamos detenidamente nos daremos cuenta de que más que un gasto es una inversión. A la vez que se aísla térmicamente se impermeabiliza, se consigue un ahorro energético que reduce de forma muy importante el consumo de calefacción y, por tanto, la factura, pudiendo llegar el ahorro a un 50%. Por otra parte, en verano se consigue que el edificio no se caliente tanto y, por tanto, las casas se mantienen más frescas. Es decir, por una parte ahorramos dinero y, por otra, ganamos en calidad de vida.

Para aislar térmicamente las fachadas en general se emplean dos sistemas el denominado fachada ventilada y el denominado Sistema S.A.T.E., siglas de Sistema de Aslamiento Térmico por el Exterior. Cualquiera de las dos opciones ofrece diferentes terminaciones estéticas, siendo las dos de gran eficacia para la resolución de los problemas de condensaciones y filtraciones.

Olabarria S. L. pone a su servicio una empresa capaz de resolver cualquier problema de humedades que se pueda plantear. Siendo especialistas en la impemeabilización de terrazas, tejados, fachadas… y en todo lo referente a aislamientos térmicos sea de fachadas, terrazas o tejados, de todo ello seguiremos hablando en futuras entradas del blog.

Comments are closed.