¿Por qué aprovechar a colocar un aislamiento térmico cuando se rehabilita el edificio?

aislamiento térmico en fachadas

En primer lugar hay que tener en cuenta que desde que el Código Técnico de la Edificación se aprobó, la normativa vigente obliga a  la colocación de un sistema de aislamiento térmico por el exterior cuando se vaya a rehabilitar una fachada o tejado en su totalidad. Dicho Código Técnico de la Edificación está vigente desde el año 2006. En cualquier caso, los trabajos de rehabilitación, tanto de fachadas como de tejados, siempre ocasionan ciertas molestias a los habitantes del edificio, además de suponer un importante coste para los propietarios del inmueble. Por este motivo, colocar un sistema adecuado de aislamiento térmico ofrece varios beneficios entre los que cabe destacar:motivo, colocar un sistema de aislamiento térmico durante la rehabilitación de fachadas, del tejado o la terraza, supone aprovechar un mismo momento para realizar dos labores a la vez. Por un lado la restauración y por otro lado la colocación de un aislamiento térmico.

Por un lado, se trata de la forma más eficaz de eliminar las humedades por condensación que se generan en los interiores de la vivienda y que tan perjudiciales son para las personas. Además de la aparición de hongos en las paredes, puede ocasionar problemas respiratorios en los habitantes de la vivienda, sobre todo en los niños y ancianos. En algunos casos, estas, son confundidas con las humedades por filtración, pero no se trata del mismo problema. La humedad por condensación se origina como resultado de la ausencia o la presencia de un pobre sistema de aislamiento térmico. Por su parte la humedad por filtración de agua de lluvia aparece como consecuencia de una deficiente o incorrecta impermeabilización.

Por otro lado, reducir al máximo las fugas térmicas, conservando así las estancias calientes en invierno, impidiendo que salga el calor, y frescas en verano, al imposibilitar que el calor del exterior penetre en las viviendas.  Es por todo esto que será necesario un menor uso de los sistemas de calefacción o aire acondicionado, lo que se traducirá en un ahorro en las facturas relativas al consumo energético.

Este ahorro en el consumo energético permitirá que su edificio alcance una mejor valoración de la certificación de eficiencia energética. El consumo de energía en los edificios supone una parte importante del total de emisiones de efecto invernadero que se emiten a la atmósfera. Mediante la instalación de algún sistema de aislamiento térmico estaremos contribuyendo a conservar nuestro medio natural.

Comments are closed.