Viewing posts categorised under: Sin-categoria

Principales motivos para rehabilitar una fachada

 Las fachadas de los edificios cumplen una función vital, podemos compararla con la piel de las personas. Es la capa protectora que salvaguarda todo aquello que podemos encontrar en el interior. Con el paso de los años y los agentes externos, como la contaminación o la climatología adversa, nos salen arrugas y las fachadas sufren desgaste y deterioro. Por todo ello, debemos cuidar estos paramentos verticales, para ralentizar su envejecimiento. La impermeabilización de fachadas es uno de esos cuidados esenciales, sobre todo cuando las fachadas no cuentan con estos sistemas o los que tiene están obsoletos.

 

¿Es lo mismo reformar que rehabilitar?

Reformar y rehabilitar son dos verbos que muchas personas tienden a usar indistintamente. Sin embargo, estos conceptos hacen referencia a dos tipos de proyectos totalmente distintos, tanto por el objetivo que persiguen como por el tipo de obras que se cometen en ellos. Como expertos en el sector de reformas en Bilbao, hoy vamos a contarte cuándo estamos ante una reforma y cuándo ante la rehabilitación de una vivienda.  

Cómo abordar los trabajos de rehabilitación (II)

Continuando con el hilo de nuestro anterior post, hoy nos gustaría seguir contándote cuál es el orden correcto para abordar los trabajos de rehabilitación integral de una vivienda. Como ya te adelantamos en la primera entrega de este análisis, la cubierta es el punto de partida de estos trabajos pero una vez llevado a cabo su impermeabilización y aislamiento, ¿por dónde seguimos?

El turno de la fachada

Pues sí, ahora le toca el turno a la fachada, otra de las partes de una edificación sobre la que inciden los agentes climatológicos externos y en la que pueden surgir problemas de filtraciones que den lugar a molestas e insalubres humedades en el interior de los hogares. Y todo ello, sin mencionar el deterioro estético que sufre esta parte y que tanto puede perjudicar a la apariencia conjunta del inmueble.  

Cómo abordar los trabajos de rehabilitación (I)

Aunque el famoso refrán dice que no podemos empezar la casa por el tejado, lo cierto es que esa es precisamente la parte de un inmueble por la que deben iniciarse los trabajos de rehabilitación. A lo largo de nuestra amplia trayectoria en el sector de las reformas en Bilbao hemos realizado una gran cantidad de obras de rehabilitación integral y por eso hoy nos gustaría aprovechar la experiencia adquirida a lo largo de estos años para contarte cuál es el orden correcto en el que deben abordarse estos trabajos. El paso del tiempo y la incidencia de los agentes climatológicos son los principales responsables de que las caras más externas de los edificios se vayan deteriorando, lo que puede causar no solo un problema estético, sino también un problema de cerramiento que se traduzca en la aparición de humedades y filtraciones. Llegados a este punto, es necesario plantear una rehabilitación del edificio que prestará especial atención a dos partes fundamentales: la cubierta y la fachada. Pero ¿por dónde empezamos?