Aislamiento térmico con fachada ventilada

En la entrada anterior, les hablamos del sistema de aislamiento térmico por el exterior SATE, hoy les explicaremos el sistema de fachada ventilada. Este sistema es igual de adecuado para efectuar el aislamiento térmico en un edificio. Tanto ésta como la técnica SATE son soluciones perfectas para los inmuebles que presentan problemas de humedades producidas por efecto de la condensación, puesto que consiguen aislar las estructuras para evitar las pérdidas de energía, al igual que para eliminar las humedades causadas por las filtraciones. A continuación les explicaremos  los puntos clave de la fachada ventilada.

Este método consiste en crear una cámara ventilada de aire que separa el revestimiento del soporte o pared del inmueble. Un cerramiento de varias capas integrado por hoja exterior de diversos materiales (unida de forma mecánica a la hoja interior gracias a una subestructura de madera, aluminio o acero) y una cámara ventilada de anchura variable (donde se suele colocar el aislamiento térmico adosado a la hoja interior) forman este sistema.

 

Fachada de edificio

Pablo Alzoa, 27. Bilbao

 

Desde el punto de vista estético, la técnica de fachada ventilada permite muchas posibilidades de acabados: cerámica, panel fenólico, panel composite, fibrocemento (sin amianto)… Al igual que el método SATE, este procedimiento consigue optimizar el uso de la energía en un edificio. Al actuar como barrera frente a las pérdidas de aire caliente y refrigerado, es posible lograr un ahorro de hasta el 50%.

 

Fachada

Satistegi, 7 y 8. Getxo

 

Además de eliminar las humedades originadas por condensación, la fachada ventilada actúa como agente impermeabilizante frente al agua de lluvia. De este modo, ofrece también protección frente a las filtraciones. Tanto este sistema como el resto de los relativos al aislamiento técnico por el exterior están cada vez más extendidos. De hecho, el Gobierno vasco aporta subvenciones de hasta el 50% de la cuantía total de la obra.

Para facilitar el acceso a estas ayudas por parte de nuestros clientes, en Olabarria ponemos a su disposición un técnico cualificado que se encarga de recopilar toda la documentación necesaria para solicitar las subvenciones. Porque, más que un gasto, instalar un sistema de aislamiento térmico por el exterior supone una inversión para el futuro. La cantidad desembolsada inicialmente se amortizará con el paso de los años debido al importante ahorro energético que se logrará.

Comments are closed.